De última hora
Inicio / Tulancingo / SOLO PARA MUJERES... / ¿ACOSTARSE CON VARIOS…?

¿ACOSTARSE CON VARIOS…?

AMOREres de las personas que creen en los flujos de energía positiva y negativa, y que estos afectan a las personas que tenemos cerca, la Humanología tiene una teoría bastante interesante del por qué las mujeres se comportan distinto a los hombres, y en cuestiones de sexualidad, hay un marcado patrón de diferencias.

La Humanología Yóguica dice que las mujeres tenemos una composición energética y sutil, distinta a la de los hombres, lo que nos hace tener un comportamiento sexual alejado del de ellos. Esta teoría se podría interpretar como ‘machismo’, pero la Humanología recalca que se trata de una ‘enseñanza sagrada’ que rescata la naturaleza humana, y parte desde el momento mismo en el que un hombre y una mujer se relacionaron sexualmente por primera vez.

Los hombres eran encargados de buscar alimento, y llevarlo a casa, gracias a su fuerza y destreza. Por supervivencia, las mujeres adquirieron habilidades de empatía, permanencia y cuidados, ya que si estaban embarazadas en el momento en que su pareja salía a buscar alimentos, tenían menos probabilidades de abandonar el hogar, y en cambio, se hacían protectoras.

Esta misma enseñanza quedó grabada en el cerebro femenino haciendo que jueguen el rol de ‘contenedor’, y los hombres el de ‘semillero’.

La teoría asegura que las mujeres contenemos energía y los hombres la descargan, y que la energía masculina permanece más tiempo en el cuerpo y la mente de la mujer. En cambio en el hombre, la energía femenina es casi nula, y no causa efectos duraderos, ya que la mujer no es quien entrega la energía sino quien la recibe.

También explica que en las relaciones sexuales lo que hacen las mujeres es ‘contener al otro e involucrarse a nivel celular, intelectual y emocional con la energía del otro’, y que al tener muchas parejas sexuales, la energía de cada pareja queda grabada en el siquis de la mujer haciendo que pierda su identidad, comience a tener dudas e inseguridades y que mentalmente enferme.

Todo esto tiene bastante lógica si sabemos de sobra que por vulnerabilidad, permanencia o amor una mujer suele sufrir más cuando hay una ruptura amorosa, especialmente si hubo intercambio sexual o intercambio de energía.

Mientras una mujer acumula y desecha difícilmente la energía de sus amantes durante largos tiempos, el hombre está diseñado únicamente para entregar esa energía, sin importar mucho de qué mujer se trate. No estoy generalizando claro ni diciendo que es correcto, pero se trata del principio de la diferencia humana entre hombres y mujeres.

La recomendación es que una mujer no tenga muchas parejas sexuales ya que entre más sean, se ‘llenará de demasiada información’ que le será difícil desechar, y por ende vendrán las crisis de identidad, la falta de equilibrio y las confusiones existenciales en su vida.

Quizá para la vida moderna es algo obsoleto, y hasta despreciable porque ahora vemos a las mujeres tomar roles que antes no les correspondían, pero veamos a nuestro alrededor a las parejas que siguen este principio y existe más estabilidad en ellas. Absolutamente esto no justifica los engaños, o el hecho de que los hombres quieran tener más de una pareja sexual, sólo deja manifiesta la diferencia en el pensamiento y en el actuar de cada uno.

Recuerden que para conocer a una pareja es necesario saber cómo es su naturaleza y en base a ello, decidir si su comportamiento y pensamientos son aceptables, es algo que hacemos todos los días incluso sin querer, porque al final del día se trata de aceptar o rechazar eso que se nos ofrece.

Acerca de Jorge Zamacona

Te puede interesar:

Respira y ¡tendrás mejores orgasmos!

Aprender a respirar no sólo te ayudará a relajarte, también puede ser la herramienta para …

Deja un comentario

%d bloggers like this: